Seleccionar página

Alexandria Ocasio-Cortez gana las primarias demócratas en Nueva York

Alexandria Ocasio-Cortez gana las primarias demócratas en Nueva York

La congresista de origen puertorriqueño supera con holgura a su rival, la expresentadora de televisión Michelle Caruso-Cabrera

PABLO GUIMÓN/EFE

Washington / Nueva York

A falta de que se computen los votos por correo el próximo 30 de junio, la congresista de origen puertorriqueño Alexandria Ocasio-Cortez logró este martes en las primarias demócratas de Nueva York casi el 70% de los votos frente a su principal oponente, la expresentadora de televisión Michelle Caruso-Cabrera, que apenas logró un 20 % de las papeletas tras una campaña muy intensa en la que ambas candidatas intercambiaron duras críticas tanto a nivel político como personal. “Cuando gané en 2018, muchos desestimaron nuestra victoria calificándola de casualidad. Nuestra victoria fue tratada como una aberración o como que nuestro oponente no lo intentó. (…) Esta noche estamos demostrando que el movimiento del pueblo en Nueva York no es un accidente, es un mandato”, escribió Ocasio-Cortez en su cuenta de Twitter.

En un discurso a través de varias redes sociales, Ocasio-Cortez aseguró que los resultados provisionales le dan entre un 70 y un 72% del escrutinio e insistió en que su oponente contó con el apoyo de grandes corporaciones como Goldman Sachs y de grandes empresarios de Wall Street, contrarios, según Ocasio-Cortez, a las políticas sociales de la política progresista.

Alexandria Ocasio-Cortez, AOC para sus casi siete millones de seguidores en Twitter, sacudió al Partido Demócrata hace dos años al ganar la nominación para la candidatura al Congreso por el distrito 14 de la ciudad de Nueva York. En una circunscripción eminentemente demócrata, ganar la nominación del partido prácticamente equivale a obtener el escaño en la Cámara de Representantes, cosa que Ocasio-Cortez logró en noviembre de 2018 con tan solo 29 años. Se convirtió en el paradigma de candidata rebelde, de cómo una campaña de base puede imponerse a las maquinarias de los partidos. Pero ahora es ella la que se enfrenta a una rebelde y defiende el statu quo.

El statu quo, claro, es diferente al que ella desafió. Pero no es todo lo diferente que ella hubiera deseado: la ola azul de aquellas legislativas en la mitad del mandato de Trump, protagonizada por una movilización joven, femenina y progresista que llevó a Ocasio-Cortez y a otras hoy famosas congresistas de izquierdas al Capitolio, no ha llegado a transformar radicalmente el partido. La revolución de Bernie Sanders, mentor político de Ocasio-Cortez, volvió a pinchar. Y hoy el candidato a enfrentarse a Trump en noviembre es un Joe Biden que básicamente ofrece una vuelta al pasado.

La revolución socialista no está, pues, ni se la espera. Pero el sanderismo defiende con razón que su movimiento, aunque el veterano senador no sea candidato a presidente, ha logrado cambiar el centro de gravedad del partido, como demuestra el hecho de que Biden, en colaboración con Sanders, ha montado una serie de plataformas para definir el programa demócrata, una de las cuales, la de cambio climático, copreside la propia Ocasio-Cortez.

Si no es prueba suficiente del poder que aún ostenta el ala izquierdista del partido, nótese el fervor con el que Wall Street, como ha señalado Ocasio-Cortez, se ha lanzado a financiar la campaña de Caruso-Cabrera, de 53 años. Decenas de banqueros, inversores y consejeros delegados de empresas han realizado las contribuciones máximas que permite la ley, 2.800 dólares por persona, y la candidata ha recaudado algo más de dos millones. Una cifra nada desdeñable para una recién llegada, pero modesta en comparación con los más de 10 millones que ha recaudado Ocasio-Cortez, según el Financial Times, a base de pequeñas donaciones de una media de 10 dólares.

No será la única prueba. Tres de las cuatro congresistas a las que se conoce como “the squad” (el escuadrón) se enfrentan a primarias antes de las elecciones de noviembre, en las que los demócratas también se juegan la mayoría en la Cámara de Representantes que consiguieron hace dos años. Jóvenes, progresistas y de color, llegadas a la Cámara baja en 2018, las legisladoras Rashida Tlaib e Ilham Omar tienen primarias en agosto en Michigan y en Minnesota. Pero el primer examen es el de Ocasio-Cortez. La prueba de fuego del squad, y del vigor del ala izquierdista del partido una vez despojada de su icono Bernie Sanders.

Alexandria se llama Jamaal

Muchas de las miradas están puestas este martes en el distrito justo al norte del de Alexandria Ocasio-Cortez, donde se vive una batalla que recuerda a la que protagonizó la hoy congresista hace dos años. Eliot Engel, el congresista que más tiempo lleva representando a Nueva York, presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara baja, se enfrentaba al joven Jamaal Bowman, exdirector de una escuela que nunca ha ocupado un cargo público. Se trata de una nueva primaria que ha dividido a los demócratas: pesos pesados del partido, como Nancy Pelosi o Hillary Clinton, han apoyado a Engel; figuras de la izquierda, como Elizabeth Warren o la propia Ocasio-Cortez, han respaldado a Bowman. El resultado medirá la capacidad del establishment del partido, en esta nueva etapa, de defenderse de los desafíos de la rebelde ala izquierda.

Union Radio «En Vivo»

Facebook