Humberto Flores, representantes de los comerciantes del mercado Periférico La Candelaria, en Valencia, denunció que aún cuando están “pasando las de Caín” porque no han podido levantar las ventas, el representante de la alcaldía les está exigiendo pintar la fachada y no hay recursos para ello.

 

Señaló que de 575 arrendatarios,  300 pudieron abrir y están sobreviviendo, pero este martes tuvieron que cerrar por unos minutos, porque el representante de la alcaldía les dijo que había que pintar la fachada.

 

Explicó, en entrevista con Sandy Aveledo, por Unión Radio, que desde antes de la pandemia los arrendatarios se encargan del mantenimiento de las instalaciones, y  que no se niegan a pintar, pero en este momento no están dadas las condiciones por falta de recursos.

 

“Ojalá que no nos cierren el mercado por esto, queremos cumplir con nuestros trabajadores y con nuestros clientes, que puedan hacer sus compras, principalmente, en esta época decembrina”, señaló.