Los indígenas de la etnia Yukpa se fueron a Caracas a exigir a Maduro que atienda la situación de la Sierra de Perijá, tras las  recientes lluvias que los mantienen en situación de vulnerabilidad, pues las inundaciones de octubre de 2019 tampoco fueron atendidas y los daños persisten.

Al llegar al puente Llaguno se encontraron con un piquete de la Policía Nacional Bolivariana que les impedían el paso hacia Miraflores, según reseñó El Pitazo.

 

La cacica mayor del pueblo yukpa, Sandra Peñaranda, se pronunció en un audio difundido por WhatsApp, donde señaló que su intención era exponer a Maduro su situación en Perijá luego del desbordamiento en octubre de 2019 de los ríos Kunana, Toromo y Yaza, que dejó siete niños muertos y centenares de damnificados, así como pérdidas materiales. La líder indígena asevera que un año después de la tragedia, las autoridades locales no volvieron a dar las ayudas necesarias a sus habitantes.

Afirmó que fueron maltratados por la policía en Puente Llaguno, donde una mujer resultó lesionada luego de ser atropellada en la avenida y llevada a un centro de salud. No obstante, una manifestante contactada por El Pitazo desmintió esta información y aseguró que la indígena, quien tenía un bebé en brazos, fue agredida por un uniformado que la empujó. El Carabobeño.